Saltar al contenido
Flor de Lis

La Lavanda

La lavanda o Lavandula (nombre cientifico) es un género de plantas perteneciente a la familia de las lamiceas. Son realmente arbustos que en su mayoría poseen flores púrpuras dispuestas en mazorcas (forma del maiz), la mayoría de las cuales son muy fragantes y muy ampliamente utilizadas en la perfumería tradicional.

Historia de la lavanda

La lavanda ya era usada en la antigüedad por los romanos en los baños por su perfume. En la Edad Media se usaba para su uso en la estructura y fabricación de perfumes y medicinas, pero fue desde el siglo XIX que se extendió todo su consumo. Su expansión y consumo llegó a su auge en las décadas de 1950 y 1960, siendo hoy día unos pocos cultivadores los que siguen la tradición de cultivo natural. Luego de numerosas y profundas crisis que llevaron a la caída de la producción y consumo de la planta, se redujeron los múltiples cultivos, los cuales fueron revividos por la estabilización de los sectores químicos y de la cosmética que volvieron a cultivar y mejorar los procedimientos de destilación.

Actualmente, el festival de lavanda más importante que existe es en Francia y se ha celebrado a lo largo de mas de 70 años. Hay actualmente un museo de lavanda en el sur de Ardache (Francia), en el pueblo de Saint-Remséze.

Distribución y origen de la lavanda

El origen de lavanda es en la Provenza italiana y diversos lugares de la cuenca mediterránea, posteriormente extendiendo el cultivo a zonas de Europa del Este (Bulgaria, Rusia, etc) y también en Tasmania o Canadá, donde las plantas mutadas en este momento tienen la posibilidad de soportar el frio. Las lavandas “reales” crecen a una altitud de 500 a 1.700 metros en las laderas soleadas de las montañas. La calidad de la lavanda tiene la valoración de incrementar con la altitud. Otras zonas donde crecen diferentes clases de lavanda es en la India, norte de África y este de Asia.

Usos de la lavanda

La lavanda es una planta bastante usada y extendida a lo largo del mundo por sus propiedades. Cabe recalcar los usos principales que recibe la planta y que son los que actualmente representa el mayor porcentaje de consumo y producción de la lavanda.

Uso en la perfumería

En el sector de la perfumería tiene diversos usos la lavanda gracias a sus propiedades aromáticas. Las bolsas de flores secas se colocan comúnmente en armarios para combatir o eliminar las polillas, ácaros y perfumar el armario ya que flores de lavanda son muy resistentes y conservan sus aromas durante un largo tiempo. La esencia de lavanda se usa para perfumar todo con él y crear jabones, detergentes y papel higiénico.

En los perfumes en sí, la lavanda es muy utilizada en productos perfumados en los hombres, incluso determinados geles para el inodoro o como una nota en las aguas de Colonia.

Usos medicinales

La esencia de lavanda tiene dentro diferentes elementos y componentes que la hacen ser una planta con diferentes propiedades medicinales. La lavanda tiene características antiespasmódicas, sedantes y diuréticas. El uso del aceite de lavanda se usaba en el pasado como un relajante muscular natural y que ayudaba a mejorar la concentración.

La planta además posee propiedades repelentes por las que se usa su estrato para combatir polillas y piojos. En la medicina tradicional, se puede ver su uso para el control de la ansiedad, nerviosismo e insomnio, de esta forma se puede calmar el reumatismo y corregir las enfermedades del propio sistema respiratorio.

Uso culinario

Se puede tomar la lavanda como una infusión, en polvo (cápsulas) y en aceites esenciales. Con las hebras de lavanda se puede obtener un licor de sabor fuerte típico de Niza (Francia).

Cuidados y cultivo de la lavanda

Bastante gente usa la lavanda también como planta ornamental, por lo tanto esta requiere de unos cuidados necesarios para su desarrollo:

  • Periodo de floración: Desde mayo hasta agosto dependiendo de las variedades.
    Color de las flores: azul, púrpura, púrpura, blanco
  • Tipo de planta: arbusto.
  • Altura: 30 a 100 cm dependiendo de la variedad.
  • Temperatura: Hasta los 25 grados.
  • Exposición: Sol o semi sombra.
  • Tipo de suelo: De ser posible, que sea drenante y bastante nutritivo.
  • Humedad del suelo: Medio, pudiendo ser preciso algún riego esporádico extra en verano.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar